Los 'magiares mgicos' 2.0 de Hungra vuelven a sonrojar a Inglaterra en casa thumbnail

Los ‘magiares mgicos’ 2.0 de Hungra vuelven a sonrojar a Inglaterra en casa

Hungría ‘volvió’ en el Molineux Ground a su época dorada. Ésa en la que los ‘magiares mágicos’ atormentaban con su fútbol total y sus goles al resto de selecciones europeas. Un equipo de oro, formado por Puskás, Czibor, Kocsis, Hidegkuti, Szusza, Bozsik y Grosics y a las órdenes de Sebes, que se mantuvo invicto durante ¡32 partidos! Entre 1950 y 1956 sólo registraron una derrota y fue la más dolorosa, al caer en la final del Mundial 54′ frente a Alemania Occidental en Berna (3-2). Sin embargo, por el camino, dejaron una exhibición para el recuerdo de Inglaterra que se repitió en 2022.

“Lo que hemos hecho es un milagro. En el fútbol suceden, pero son difíciles de repetir. Cuando asumí el cargo, le dije al presidente y al primer ministro que quería dejar mi sello antes de irme. Creo que este resultado podría ser una señal… Cuando me muera, guardarán un minuto de silencio en los estadios de Hungría por mí”, bromeó Marco Rossi tras el 0-4 frente a Inglaterra en la cuarta jornada de la Nations. Los ‘Three Lions’ no encajaban cuatro goles en un encuentro en casa ¡desde que la propia Hungría se los endosó el 25 de noviembre de 1953!

El ‘Partido del Siglo’

Entonces, en Wembley, los orgullosos inventores del fútbol se enfrentaron a los ‘magiares’, campeones olímpicos en 1952 en Helsinki, y fueron aplastados (3-6) en el ‘Partido del Siglo’. Una goleada que supuso la primera derrota en casa de su historia sacudiendo todos sus cimientos. Hidegkuti (‘hat-trick’), Bozsik (doblete) y Puskás anotaron los tantos de una Hungría que mandó a Inglaterra al rincón de pensar bajándoles de su pedestal. Toda la nación británica entró en ‘shock’ y cuestionó sus principios tácticos y futbolísticos. La formación ‘WM’ y su manera de entrenar y jugar pasaron a la historia. El ‘set’ les hizo mirar a un continente del que ‘recelaban’.

“Vimos un estilo y un sistema de juego desconocido para nosotros. No sabíamos nada de Puskás ni de ninguno de estos fantásticos jugadores húngaros. No significaban nada para nosotros. Eran como si fueran de Marte. Venían a Inglaterra y a Wembley, donde nunca habíamos perdido, y pensábamos que golearíamos por 4-0 o 5-0 a un pequeño país que acababa de llegar al fútbol. Sin embargo, la forma en la que jugaron, su brillantez técnica y experiencia nos destrozaron. Su fútbol tuvo un efecto profundo en todos nosotros. Creíamos que éramos los maestros y ellos los alumnos. Fue absolutamente al revés”, reflexionó años después Bobby Robson. El golpe fue tal que les hizo cambiar. Y funcionó: Alf Ramsey, uno de los defensas que sufrió a los húngaros, fue el seleccionador de la Inglaterra que ganó el Mundial en casa en 1966.

Creíamos que éramos los maestros y ellos los alumnos. Fue absolutamente al revés. Hungría nos destrozó

Bobby Robson, exjugador y exentrenador inglés

69 años después, los ‘mágicos magiares’ tuvieron unos herederos más modestos. 2.0. Ninguno de los goleadores en el Molineux (Sallai (doblete), Nagy y Gazdag) brillan en un equipo de leyenda como el Honvéd. Hungría, alejada de los ‘cocos’ desde aquella época dorada, se ha acercado en el último lustro a la élite europea. Cada vez más de sus futbolistas juegan en grandes torneos como la Bundesliga (Gulacsi, Orbán y Szoboszlai lo hacen en el RB Leipzig, Sallai en el Friburgo, Schäfer en el Hertha…). Además, han disputado las dos últimas Eurocopas (2016 y 2020). En Francia, alcanzaron los octavos (Bélgica les goleó (0-4) privándoles de los cuartos) y en la última edición multisede, con Budapest como estadio, compitieron hasta el final por meterse en octavos en el ‘grupo de la muerte’ al empatar con Francia (1-1) y Alemania (2-2) y caer en los últimos minutos con Portugal (0-3).

Éxito en la Nations contrapronóstico

“En unos días podré decir cómo me siento. Ahora, simplemente, estoy feliz”, resumió el exmadridista Adam Szalai, capitán y veterano goleador de una Hungría que está triunfando en esta Nations. Le han hecho un ‘agujero’ a una Inglaterra en crisis y con Gareth Southgate cuestionado. Al triunfo húngaro (1-0) en Budapest se unió el 0-4 en Wolverhampton. El combinado inglés no perdía en casa por cuatro goles de margen desde marzo de 1928 (1-5 frente a Escocia). Dos victorias de altura, unidas al empate (1-1) ante Alemania, con las que lideran el grupo 3 de la Liga A con siete puntos en cuatro jornadas por delante de la ‘Mannschaft’ (seis), Italia (cinco) y una Inglaterra (dos) a la que han dejado sin opciones de ‘final four’.

Cuando me muera, guardarán un minuto de silencio en los estadios de Hungría por mí tras este resultado

Marco Rossi, seleccionador de Hungría

“Nuestra mayor fortaleza es que jugamos como un equipo. Estamos unidos y somos muy fuertes. Es un grupo difícil, pero lo hemos hecho muy bien para llegar a esta posición. Esperamos seguir”, apuntó Gazdag, goleador en Wolverhampton y que compite en el Philadelphia Union de la MLS. En septiembre, Hungría defenderá el liderato en busca de jugar la ‘final a cuatro’ dejando atrás a tres campeones del mundo. “Cuando pienso dónde empezamos y dónde estamos ahora, es increíble. Ni en nuestros mejores sueños esperábamos algo así”, apuntó un Rossi que desde 2018 ha moldeado a los ‘magiares’ con éxito. Meterse en la Euro 2024 y volver a un Mundial 40 años después en 2026 (su última participación fue en México 1986) son las metas de una Hungría que ya tiene otro ‘Partido del Siglo’… en el XXI.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *