Lewandowski Acaba Con La Agona En Mestalla

  • Directo Así fue el Valencia-Barça

La punta del pie para golpear la agonía, los demonios y disipar la sombra gris de una crisis que parecía incipiente. Lewandowski demostró que solo necesita un buen centro para, de un plumazo, desatascar un partido que al Barça se le fue complicando en exceso. No fue el Valencia el rival dubitativo que esperaba, sino que vendió cara la derrota sobreviviendo con coraje y disciplina hasta el añadido. [Narración y estadísticas]

Se miró el Barça en un espejo y no vio aún la imagen que quería. Como si el dolor le hubiera anestesiado durante demasiados minutos en los que necesitó amargar una y otra vez hasta asestar el golpe definitivo a un Valencia cuya mayor virtud fue amurallarse para no ser el saco donde el equipo de Xavi pagara su frustración.

Fue Pedri quien se calzó los guantes para ir repartiendo a derecha e izquierda, al compás de un metrónomo, de orilla a orilla, encontrando a Ansu Fati, de regreso al once, y un desatinado Dembélé. Xavi sacó al canario del destierro y el equipo respiró ante un Valencia que no podía despegarse. El efervescente equipo de Gattuso mutó para sostenerse ante un Barça que le sometía sin piedad, pero sin asestar el gancho definitivo que, sin duda, le hubiera dejado en la lona.

Sin Cavani, lesionado en el minuto 18, le costó asustar. Vigiló con especial atención la sala de máquinas, para que Busquet y De Jong no alzaran demasiado la cabeza, y también los costados, donde Gayà desesperaba a Dembélé y Thierry era la sombra de Ansu Fati, el primero en obligar a Mamardashvili a sacar una mano prodigiosa. De ese minuto 12 al 43, el Barça fue inclinando el partido poco a poco, nada le alteró la lesión de Eric García, y fue sometiendo a un rival que tiró su primer córner antes de marcharse al vestuario y sin tener más plan que resistir hasta agarrado al palo contra el que se estrelló el cabezazo de Lewandowski. Era el primer aviso del alemán, algo perdido en el césped de Mestalla.

Sin acierto

Del vestuario regresó el Valencia con la guardia alta aunque con la intención de soltarse, tanto que Samuel Lino cazó un larguísimo centro de Thierry para batir a Ter Stegen sin que fuera gol por una estúpida mano previa de Marcos André. Fue el chasquido que hizo a Xavi. No podía esperar más para buscar el remedio con Gavi, Ferran Torres y Raphinha, pero también con una defensa treinteañera en la que entró Piqué para emparejarse con Marcos Alonso por lesión de Koundé. La intención de dañar nunca la perdieron, pero seguían siendo incapaces de encontrar a Lewandowski. No hacían sangre y alimentaban así a los valencianistas. Se enredaban en la maraña en la que se había convertido el once de Gattuso, exhibiendo una solidez desconocida que le permitía estar vivo porque el Barça era hicapaz de traducir su mando en ventaja.

Pedri seguía intentándolo sin desesperar. Fue la brújula sobre la que se sostuvo el ataque una y otra vez. Sin prisa, sin pausa para que las ocasiones siguieran cayendo. Alguna tenía que entrar. Dejó primero a Gavi encarando la meta del georgiano Mamardashvili, pero se cruzó Gayà, multiplicado en todas las labores, para nublarle. Probó después el canario a asociarse con Ferran, que se trastabilló a un palmo de la línea de gol. Parecía que no había forma hasta que apareció el centro de Raphinha y la punta del pie de Lewandowski. Una vez más.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

  • Valencia CF
  • FC Barcelona
  • Robert Lewandowski
  • Artículos Inma Lidón

LaLigaDos latigazos del Mallorca descosen al Valencia

LaLigaBenzema y Lewandowski: el niño que quería ser Ronaldo frente al que quería ser Raúl

ChampionsEl Barça pierde la cordura ante el Inter y se queda a un paso de la Europa League

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *