La Liga se apalanca: la asfixia financiera ralentiza el mercado y mantiene al Bara sin posibilidad de

A pocas horas del arranque de la temporada 22/23 de Liga, casi un cuarto de los fichajes que han realizado los clubes españoles estaban sin inscribir. Entre ellos todos los del Barça, el animador del mercado. Lo que podría ser una anécdota no es más que un reflejo de las dificultades económicas que arrastra el fútbol español, sin acabar de recuperarse de las pérdidas de la pandemia y, sobre todo, de la transformación de un mercado que ya no alimenta las cuentas con idas y venidas y que mantiene en vilo a los gestores hasta el último segundo. Los clubes han colgado en sus despachos una frase: ‘Dejen salir antes de entrar’. Se han apalancado, tanto para buscar ingresos como para equilibrar sus deudas, como en el caso del Barça, sometido a un estrés financiero, afrontando operaciones que después LaLiga mirará bajo su estricta lupa del límite salarial para garantizar la sostenibilidad del negocio.

La audacia de Laporta le ha llevado a querer sortear la asfixia a base de vender recursos que luego pueda compensar con los que atrae el éxito deportivo, pero antes tendrá que poder inscribir a todos sus fichajes. A 24 horas del debut, no puede. Ha vendido activos por valor de 618 millones para equilibrar pérdidas y poder afrontar las cinco contrataciones, pero necesita 100 más de la venta de otro 24,5% del Barça Studio y liberar entre 20 y 30 millones de masa salarial en ventas o rebajas de sueldos. Nada de eso se ha concretado. Laporta tenía anoche dificultades para activar esa cuarta palanca que haría que Lewandowski, Kounde, Raphinha, Kessié y Christensen, además de las renovaciones, cupieran en su fairplay. La patronal presidida por Tebas no le va a pasar nada por alto. Ni al Barça ni a ningún otro.

En su Informe Económico-Financiero de la temporada 20/21, la última auditada al completo, reconoció que sus cuentas se habían resentido. LaLiga no daba pérdidas desde 2012 y en este último ejercicio completo arrojó 892 millones y un descenso de sus ingresos en más de 1.000 millones. Estos datos no son más que el reflejo de los números de sus asociados. Sólo 12 equipos entre Primera y Segunda acabaron con beneficios contables y uno, el Barcelona, se convirtió en un auténtico lastre. El 60% de las pérdidas de la competición a obedecen a los 481 millones que arrastraban los blaugrana.

Pese a este balance, el Barça ha sido el gran protagonista de un mercado que se contrajo con el Covid y aún no se ha recuperado. Los clubes pasaron de superar los 1.000 millones en ventas y otros tantos en compras a una cifra que apenas alcanza la mitad y marca los registros más bajos de las últimas seis temporadas. Por eso y por las obligaciones salariales y amortizaciones que arrastraban, reflejadas en el estricto fairplay del control financiero de LaLiga, los clubes se han vuelto conservadores.

Nadie tiene capacidad de aumentar su endeudamiento para la compra de jugadores y la generación de ingresos es complicada. La coyuntura económica no permite la subida de abonos, el crecimiento de patrocinios se ha frenado y los derechos de televisión han dejado de multiplicarse. A eso hay que sumar que la llegada de CVC no tiene apenas reflejo en la capacidad para engordar las plantillas. Es una apuesta por fortalecer la estructura para generar ingresos ordinarios al margen de los deportivos, por siguen estancados.

No comprar sin vender

Los clubes compran lo justo hasta que no venden. El jugador libre se ha convertido en la pieza codiciada en un mercado en el que han escaseado las ofertas por las estrellas. A ellas lo ha fiado todo el Sevilla y en ellas confiaba Betis (que no ha podido inscribir) o Valencia. El Atlético se ha movido con cautela para no aumentar su masa salarial (muy condicionada por Griezman, Morata o Saúl) y de la ecuación al completo se escapan el Real Madrid y el Barça, por razones distintas.

Los blancos han cubierto sus necesidades con Rüdiger y la inversión de Tchouameni, que pese a ser el fichaje más caro entra de sobra en sus límites salariales.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

    FútbolBenzema se corona: “Nadie puede tener dudas de que ganará el Balón de Oro”

    Fútbol femeninoEl sorteo de la Liga Femenina se celebra el viernes y el CSD pide “coordinación” a la Federación y los clubes

    FútbolEl “respeto institucional” que piden los árbitros se cobra una víctima: Gayà, cuatro partidos de sanción

    Similar Posts

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *