La Gloria 'Real' De Glasgow Y El Juicio De Tchouamni

  • Opinión Diez jugadores a descubrir en la Champions

Las orillas del río Clyde separan el Glasgow futbolístico en dos. Al norte, el verde. Al sur, el azul. Con los colores, prohibidos en algunos locales de la ciudad para evitar peleas innecesarias, ya se pueden imaginar los equipos: Celtic y Rangers, historia de una ciudad que vivió su esplendor durante la vida de la Reina Victoria, convirtiéndose en la segunda ciudad más importante del Imperio Británico. Una capital real que en el Siglo XX fue testigo del reinado deportivo del Real por excelencia: el Madrid.

En Glasgow, el conjunto blanco apuntilló su primera edad de oro con la Quinta Copa de Europa, levantada en Hampden Park en 1960 tras arrollar al Eintracht por 7-3. Casi medio siglo después, las mismas gradas asistieron impertérritas a la volea de Zidane que regaló al Madrid su Novena. Un campo, una ciudad, dos Copas. Pero la capital escocesa está dividida en dos y a cada orilla del Clyde ha encontrado el Madrid la victoria y la derrota. Ganó en la hierba de la selección de Escocia, venció también en el Ibrox Stadium del Rangers (0-1 en la 63-64) y perdió en su única visita al césped de Celtic Park.

El 5 de marzo de 1980, el Madrid de Boskov, Santillana y Juanito se presentó en el infierno escocés para disputar los cuartos de final de la Copa de Europa. Sufrió una contundente derrota por 2-0 que le obligó a una de sus famosas remontadas en Chamartín, donde se hizo fuerte por 3-0 para medirse con el Hamburgo en semifinales. Y ya saben cómo terminó aquella noche negra en Alemania (5-1).

La principal arma del Madrid

Al mismo Celtic Park llega esta noche el cuadro de Carlo Ancelotti, campeón de Europa contra el pronóstico futbolístico de la temporada pasada, que le veía rendido ante el PSG en octavos, ante el Chelsea en cuartos y ante el City en semifinales. Contra todos resistió, en la que sigue siendo su principal arma de combate: vivir más que nadie.

Y para seguir viviendo, nada mejor que añadir más aliento a una plantilla que sistemáticamente se ha negado a dejar de respirar. Vendido Casemiro y fichado Tchouaméni, será la Copa de Europa quien mida los pros y los contras de dicho cambio. Hasta ahora, el centrocampista francés es una de las grandes noticias del inicio de la temporada madridista. Sabia nueva para una posición gobernada durante tantos años por el brasileño, con un dominio especialmente brillante en la Champions.

Los físicos de Tchouaméni y Rüdiger llenarán el fondo de armario merengue hasta el Mundial, fecha marcada en rojo por las grandes estrellas del planeta y punto final del primer stage físico de Ancelotti y Antonio Pintus, sargento de hierro. “No vamos a tener problema hasta el Mundial. Creo… Los jugadores están motivados. La duda es cómo volverán después“, valoró ayer el italiano.

Será ahí cuando el Madrid deberá decidir si acudir al mercado o no para encontrar un atacante que dé descanso a Benzema. Ese jugador podía haber sido Gabriel Jesus, pero la eterna espera por el pasaporte español de Vinicius impidió la llegada del ahora jugador del Arsenal. El ‘9’ suplente y la dependencia goleadora de un Benzema que cumplirá 35 años en diciembre es el gran lunar de una plantilla hecha para la defensa de una nueva Copa de Europa.

Vinicius, que asumió galones mediáticos en la rueda de prensa en Celtic Park poco después de lograr la nacionalidad española, es la gran esperanza del ataque madridista. Convertido en estrella mundial dentro y fuera del campo (tiene pactada con el Madrid una renovación con un sueldo de 10 millones anuales), esta debe ser la temporada de su consolidación en la elite del balón. Después de su explosión la pasada temporada, llegando a anotar más de 20 goles entre todas las competiciones, el brasileño afronta un curso en el que todas las miradas estarán sobre él.

La afición rival conoce su peligro y le trata como el enemigo público número uno, como a una estrella; también los defensas, conscientes de sus virtudes; y en Qatar le espera una Copa del Mundo para la que Brasil nunca debe dudar. De su fútbol y de la continuidad que tenga sobre lo hecho el año pasado dependerá el destino del Madrid a corto plazo.

Siempre, lógicamente, con el apoyo de una columna vertebral que no se cansa de ganar y que sigue sirviendo de ejemplo a los jóvenes que ya son campeones de Europa. “Quiero hacerlo bien y estar aquí muchos años. Como Luka (Modric), Karim (Benzema) o Toni (Kroos)”, expresó Vinicius.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

  • Real Madrid
  • Carlo Ancelotti
  • Casemiro
  • Aurélien Tchouaméni
  • Karim Benzema

FútbolCasemiro, el Manchester United y la tentación: el ejemplo de Modric… o el de Varane

Champions LeagueKyogo Furuhashi, el Celtic ‘habla’ japonés: “Iniesta y David Villa han influido mucho en mí”

FútbolAncelotti: “Si Asensio sale, no vamos a fichar a nadie porque no lo necesitamos”

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.