La Catarsis De Griezmann En El Metropolitano Y El Consejo De Simeone: “Es Lo Que Hay, No Est En Mis

  • Crónica Griezmann sabe hacer milagros en media hora

Es probable que Antoine Griezmann nunca olvide su gol número 144 con el Atlético. El 144 en 298 partidos como rojiblanco. Podría haber sido uno más, pero el destino decidió que no. Que de su cabeza tenía que brotar un tanto que es una liberación para él. Quizás un problema para esa incómoda cláusula de minutos que le acompaña. Llevaba más de un año persiguiendo su propia catarsis en el Metropolitano, el estadio que le adoró, y la abrazó con un zarpazo en el ocaso del ocaso de una noche que ya es parte de su leyenda en el estadio rojiblanco. Desde el minuto 60 (otra vez) cabalgó hasta su redención.

“Es lo que hay, no está en mis manos. Solo agradezco a Dios estar aquí. Mi familia está contenta, yo claro que quiero más, pero voy a dar todo en los minutos que tenga. Estoy muy feliz, lo único que quiero es jugar aquí y darlo todo por el club, por el Cholo y con la afición”, proclamaba el ariete francés, aún con la marca caliente del abrazo de Joao Félix, que saltó como un loco desde el banquillo para correr a abrazarle. Igual que Hermoso, liberado también con esa diana de la mano que pudo haber zanjado la partida con un áspero empate.

El francés suma tres goles en 138 minutos y es el máximo goleador del equipo junto a Álvaro Morata. Y todo, pese a esa incómoda cláusula que le acompaña. Pese a esa losa de la que ya todos hablan abiertamente. También Simeone. “Podemos ver la realidad, y es que Antoine en 30 minutos lo está haciendo muy bien. En 60 minutos no sabemos.. Yo voy por las realidades”, deslizaba el técnico argentino, impulsor y defensor de la presencia del delantero galo en su plantilla.

De Do Dragao al Metropolitano

Lo cierto es que a Griezmann no se le da nada mal el Oporto. En diciembre del año pasado, cuando el Atlético se jugaba su futuro en la Champions, asistió y marcó en Portugal. Antoine recordaba las similitudes entre los dos goles. “El córner en esa última jugada y aquí hasta el último segundo todo puede pasar y hemos repetido el gol de Oporto de la temporada pasada. Meter el gol de la victoria siempre es muy bonito, pero me quedo con los tres puntos y a seguir así”, repasaba mentalmente, sumergido aún en el éxtasis del momento. Un año antes, frente al mismo rival, se estrenó con silbidos en su regreso.

“Quiero mucho a Griezmann. Aparte del afecto hacia él es uno de los jugadores más importantes de la historia del club. A seguir mejorando. Nos está dando mucho y es un cambio importante porque nos genera jerarquía. Tiene que estar fuerte de la cabeza”, añadía Simeone, consciente de que la situación que vive su jugador no es sencilla de asumir para ningún futbolista.

Lógicamente, fue elegido el MVP de la noche y se marchó a casa con el pequeño balón de cristal que mañana observarán con curiosidad Mia, Alba y Amaro, sus tres hijos. Por momentos como este regresó a Madrid hace un año.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

  • fútbol
  • Artículos Carlos Guisasola
  • Atlético de Madrid

ChampionsGriezmann sabe hacer milagros en media hora: el Atlético tumba al Oporto en un epílogo de locos

ChampionsUn laberinto en torno a Griezmann: 40 millones que asustan al Atlético y una táctica de presión al Barça

LaLigaWitsel, el inesperado central de Simeone que llegó de la mano de aquel agente clave en el fichaje de Futre en 1987

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.