Guadalupe Porras Rompe Otro Muro: Ser Asistente En La Champions

La árbitra extremeña Guadalupe Porras Ayuso (Badajoz, 1987) vuelve a derribar muros y hará historia este miércoles al convertirse en la primera asistente española que formará parte del equipo arbitral del Nápoles contra el Liverpool, partido correspondiente a la primera jornada de la fase de grupos de la Champions League. El encuentro lo dirigirá el madrileño Carlos del Cerro Grande en el estadio Diego Armando Maradona. La línea pacense estará en una de las bandas y Pau Cebrián Devis, del comité valenciano, en la otra. El cuarto árbitro será César Soto Grado. El equipo VAR también es íntegramente español con Alejandro Hernández Hernández como VAR y Xavier Estrada Fernández como AVAR (árbitro ayudante).

La colegiada extremeña suma este hito a otros debuts históricos en su trayectoria profesional, como el haber sido la primera asistente española en debutar en Primera División (Mallorca-Éibar, temporada 2019-2020), en participar una final de la Copa del Rey (Athletic Club de Bilbao y la Real Sociedad de la pasada campaña) o en un partido de selecciones absolutas de categoría masculina. También la temporada pasada, se convirtió en la primera española que actuó como linier en un partido oficial internacional de hombres: concretamente, el Lask-Ludogorets de Europa League. Ahora llega el estreno en la máxima competición continental de clubes tras haber participado este verano, junto a Marta Huerta de Aza (32 años, Palencia), en la Eurocopa de Inglaterra y en el Mundial Sub-20 de Costa Rica.

Militar de profesión durante nueve años hasta 28, Guadalupe Porras se convirtió en colegiada profesional hace 14 temporadas. Primero, compaginaba sus arbitrajes en Tercera División (una temporada) y en Segunda con su carrera de Educación Primaria. “Todos estos años como militar me han servido para aportarme todos los valores que tengo. Ha sido gracias a todos esos años de bagaje”, subrayó hace unos días mientras recordaba que durante un tiempo, cuando era más joven, compatibilizó hasta tres actividades: jugadora de fútbol (llegó a jugar en Primera División), árbitra y militar, pero llegó un momento que tuvo que elegir y no dudó: se quedó con ser colegiada.

Cuando arbitraba en categoría Preferente, de repente pensó que debía de probar como asistente. Lo hizo y se quedó: Yo jugaba al fútbol, era extremo, muy explosiva, muy rápida, se puede decir que me gustaba la banda y el tema del fuera de juego así que estoy muy contento de haber tomado en su día aquella decisión”. En 2014 alcanzó la escarapela internacional siguiendo la estala de la también extremeña Paloma Quintero Siles (17 temporadas arbitrando y ahora policía local en Don Benito).

En contra de acaparar focos

En su trayectoria también ha pasado malos momentos, como confesó en una entrevista con EL MUNDO en el año 2019: “La categoría en que más tiempo estuve fue en Segunda División B, ocho años, y hubo momentos muy complicados porque tuve bastantes problemas de salud e incluso pasé por el quirófano por un tema de estómago. Fue duro. Pero al final en tanto tiempo vives momentos buenos y malos, como todo en la vida. Me quedo con lo bueno y dejo lo malo solo para seguir aprendiendo y que me sirva para avanzar en este mundo”.

En cualquier caso, la extremeña siempre se ha mostrado en contra de acaparar los focos por el hecho de que una mujer romper el techo de cristal en partidos de fútbol masculino: “Estamos aquí por ser profesionales y debe de normalizarse el hecho de que una mujer sea designada para arbitrar partidos de élite”, señaló en la previa de la final de la pasada final Copa del Rey: “Ojalá llegue el día en que esto no llegue a ser noticia, en que el hecho de destacar que una mujer esté ahí solo se haga por su trabajo”.

En este sentido, insiste en que “no hay que hacer distinción por ser mujer o ser hombre. Espero que llegue momento en que no miremos quién está en la banda, simplemente juzguemos a esa persona por lo que hace, que es trabajar. Yo trabajo de la misma manera que mis compañeros, estoy aquí por hacer lo mismo que ellos, sin distinción de sexo o de género”. En este sentido, explica que “a mí me han tratado igual que a un hombre dentro del arbitraje, con los mismos exámenes, las mismas marcas… he sido siempre una más, que me iban a exigir lo mismo que a ellos y así ha sido”.

“Es importante que las árbitras tengan contrato”

De forma paralela, la colegiada extremeña acaba de emprender una nueva cruzada para reivindicar el profesionalismo de las colegiadas: “Si queremos una liga profesional, es importante que las árbitras tengan contrato. Somos el único estamento que no lo tiene. Si queremos seguir evolucionando, es fundamental que las árbitras dispongan de ese contrato”, recriminó el viernes desde la sala de prensa de la Federación Española de Fútbol. Según los datos de este organismo, los honorarios para un partido de una colegiada en Primera Femenina son 300 euros, 168 euros y 84 euros para árbitra, línea y cuarta árbitra, a lo que se ha de sumar 75 euros para el informador y 75 euros para el organismo arbitral.

Por eso, no duda en criticar que “si creéis que por 160 euros una pueda dejar un trabajo y pedirle exclusividad, o que en tu empresa te den entresemana dos o tres días libres entresemana dos o tres días libres para desplazarte a pitar un partido”, se queja.

De todas formas, ella considera que sus designaciones para estos partidos de elite pueden servir de inspiración a muchas chicas que comienzan en el mundo del arbitraje en las categorías inferiores: “”Pueden ver que pueden conseguir cualquier cosa que se propongan, aunque es un mundo (el del arbitraje) muy duro, pero se pueden alcanzar las metas con mucho trabajo y con mucho sacrificio”, puntualiza.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

  • fútbol

LaLigaEl Villarreal tritura al Elche

FútbolMbappé, sobre el Balón de Oro: “¿Tres favoritos? Benzema, Mané y yo”

FútbolAsí será el arbitraje en España esta temporada: ni “manos grises” ni “penaltitos” y hasta 15 minutos de añadido

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.