El aviso de Davide Ancelotti a Carletto sobre Alaba y la 'sequa' de Asensio

  • Crónica Alaba acaba con los sudores del Madrid en Almería
  • Directo Así lo vivimos

Hay dos ejemplos que sirven para entender a la perfección lo que es este Real Madrid de Carlo Ancelotti. Para el primero hay que volver al pitido final de la Supercopa de Europa. En Helsinki, el técnico italiano se sentó, relajado y con la medalla de campeón al cuello, en el podio de ganadores. A su derecha, Eder Militao. A su izquierda, Casemiro. Con ambos comenzó a charlar entre risas. El joven central acaba de ser padre por primera vez y el veterano centrocampista actúa como hermano mayor del clan brasileño de la plantilla, en el que también están Vinicius Junior y Rodrygo Goes. Uno puede adivinar que en esa conversación postpartido habría poca táctica futbolística y mucha reflexión vital para mantener la conexión entrenador-jugador, casi más importante que cualquier instrucción técnica.

Sea acertada o no la teoría, la realidad es que cuatro días después Militao y Casemiro, pesos pesados del conjunto blanco, fueron protagonistas de las rotaciones de Carlettoen Almería. De los 90 minutos de Finlandia al banquillo en el estreno liguero. Y sin quejas, voces ni malas caras. El central no saltó al campo y el centrocampista entró en el tramo final por Toni Kroos, que había compartido alineación inicial con Tchouaméni y Camavinga, dejando a Luka Modric también en el banco. El fútbol no es tan fácil como un videojuego y las rotaciones pueden pesar anímicamente en el vestuario, pero Ancelotti ha conseguido construir uno de los “mejores ambientes” que se recuerdan en Valdebebas desde hace mucho tiempo. Ahí reside una de las claves del mercado de fichajes del Madrid: el ego, fuera.

Y un jugador que ha comprendido eso desde el primer día es David Alaba, actor principal del segundo ejemplo para entender a este Madrid de Ancelotti. Con empate en el marcador, Modric fue derribado en la frontal permitiendo una falta peligrosa a favor del cuadro madridista. Kroos y Benzema debatían el lanzador mientras en el banquillo blanco algo se movía. “Davide (segundo entrenador e hijo de Carlo) dijo que Alaba saliera rápido porque la iba a tirar“, explicó Ancelotti, flexible y oyente como de costumbre ante los consejos de sus asistentes. Y allí, desde el banquillo, saltó “Deivid“, como le llaman en el vestuario, con apenas un año de experiencia en Chamartín después de una vida entera en el Bayern. El austríaco se acercó al corrillo francoalemán, dos de los que más mandan, colocó el balón en el suelo y lo envió a la escuadra de Fernando para dar la victoria al Madrid.

Ese ambiente sano del vestuario fue el de Kroos y Benzema, que se quedaron sin lanzar y sin marcar, y fueron los primeros en correr hacia Alaba en la celebración del gol. “Los que tenían que tirar la falta eran Benzema o Toni… Pero entró Alaba, que lo tira muy bien. No era fácil, porque decirle que a Benzema y Toni que no tiraran… Es broma“, se rio Ancelotti. Pero en la broma hay una verdad: futbolistas que lo han ganado todo y que se apoyan, sin egoísmos, en sus compañeros para seguir ganando. También Carletto, que hace lo mismo con los miembros de su cuerpo técnico.

La primera victoria del Madrid en Liga, con rotaciones y con la presencia de Hazard y Ceballos en la segunda unidad, dejó una única duda: la situación de Marco Asensio. El delantero español no disputó ni un minuto en un duelo en el que el Madrid necesitaba remontar. Ni siquiera la ausencia de Rodrygo, lesionado, le abrió las puertas del césped. Valverde ocupó el carril derecho y los cambios fueron Modric, Casemiro, Alaba, Hazard y Ceballos. Todos por delante de él en una rotación en la que parece no tener hueco.

Asensio no juega más de 45 minutos con el Madrid desde los 90 que disputó ante el Cádiz el pasado mes de mayo. Desde entonces, banquillo: se quedó sin jugar ante el Betis en la última jornada liguera y ante el Liverpool en la final de la Champions, y en la pretemporada madridista acumuló 45 minutos ante Barcelona y América y 27 contra la Juventus antes de la Supercopa, en la que también se fue de vacío.

Los números dejan clara la postura de Carlo Ancelotti sobre el mallorquín, aunque por si acaso el italiano suelta alguna palabra: “Hay que tener en cuenta lo que aportó el año pasado (fue el tercer máximo goleador). Es un jugador importante mientras sea jugador del Madrid. Hasta el 31 hay tiempo”, declaró el transalpino tras la cita en Almería. Más claro, imposible.

Con el Mundial a la vuelta de la esquina y sin acuerdo de renovación para un contrato que termina en junio de 2023, parece que la mejor opción para Asensio pasa por encontrar una salida en los 15 días que restan de mercado de fichajes y evitar la sequía de minutos que está viviendo en el Bernabéu.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

  • Luka Modric
  • Casemiro
  • Marco Asensio
  • Rodrygo Goes
  • Eden Hazard
  • Carlo Ancelotti

LaLigaAlaba acaba con los sudores del Madrid en Almería

FútbolEl Clásico en Las Vegas: al Barça le basta con un zarpazo de Raphinha para batir al Real Madrid

LaLigaLa Liga que llega: el techo de Tchouaméni, el olfato de Lewandowski y la reinvención de Isco

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *